¿Qué es un pagaré?

Como habíamos mencionado antes, en todos los préstamos quirografarios el dinero que el deudor deberá devolver queda fijado mediante un pagaré que tendrá que estar firmado tanto por el deudor como por el acreedor y en él debe constar la cantidad que se ha prestado, al igual que los intereses que se generaron debido al tiempo que transcurrió (El plazo de devolución).

El pagaré es un papel donde se reflejan todos las obligaciones que hemos contraído al ser la persona que acudió a los préstamos quirografarios.

El pagaré en este tipo de préstamos es un documento muy importante ya que las únicas garantías aparecen aquí. Si analizamos un poco la palabra “Pagaré” veremos la lógica de ésta, que vendría siendo algo como “Lo debo y lo pagaré”

Características de un pagaré en los préstamos quirografarios

En los préstamos quirografarios, una de las principales características que tiene el pagaré es que es el documento donde se refleja que el deudor deberá devolver la cantidad que se le ha prestado y en la moneda que se había determinado. También indica el lugar donde se tendrá que efectuar el pago, la fecha del vencimiento del pagaré y los nombres de las personas que están implicadas, y con esto nos referimos tanto al deudor como al acreedor.

Sin embargo, también es muy importante que la fecha cuando se firmó el pagaré quede reflejada en este documento, esto se hace porque esta es la fecha donde empieza a aplicarse el plazo.

  1. La denominación de “Pagaré” inscrita en el propio documento.
  2. La promesa pura y simple de pagar una suma determinada en moneda nacional o moneda admitida a cotización.
  3. La indicación del vencimiento: en caso de que el pagaré no indique el vencimiento, se considerará pagadero a la vista.
  4. El lugar de pago.
  5. El nombre de la persona a quien se ha de hacer el pago o a cuya orden se ha de efectuar: no caben los pagarés en blanco, esto es, sin indicación del beneficiario.
  6. La fecha y el lugar en que se firme el pagaré.
  7. La firma del que emite el pagaré (firmante).

No debemos olvidarnos de que el pagaré tiene que estar firmado perfectamente por ambas parte, tanto por el acreedor como por el deudor.

Cualquier documento puede ser considerado como un pagaré, siempre que contenga determinadas características pero existen ciertas excepciones en las que el documento sigue considerándose pagaré, aunque hay varias cuestiones que no suelen quedar del todo reflejadas, como por ejemplo:

  • Si no aparece el vencimiento: En los casos donde el acreedor y el deudor no determinan el plazo de devolución, bien porque el acreedor le haya dado un vencimiento variable, o bien porque el adeudado no supiera con certeza el tiempo que le es necesario para recuperar el dinero en su totalidad, no tiene por qué aparecer en el pagaré la fecha de vencimiento. Cuando ocurre esta situación, el pagaré será a vista, esto significa que la deuda será solvente en el momento del pago.
  • No aparece o no se pone el lugar: Al igual que en el caso anterior, es posible que no aparezca por diferentes motivos el lugar de emisión.

Si llegase a ocurrir esto, se considerará el domicilio del firmante como el lugar donde debe pagarse este documento (Pagaré).

Pago del pagaré en los préstamos quirografarios

Para todos los pagarés que sean considerados como “plazo vista”, la fecha que se suele establecer es al año siguiente de la fecha cuando se emitió el pagaré. No obstante, ese periodo de tiempo puede ser reducido o ampliado por el acreedor.

Si llegase el caso en que ninguna de las dos partes llega a un acuerdo, se deberá constar un protesto y la fecha de emisión podrá servir para contar una vista fijada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir